Problemas con el vecino

arcon-congeladorEstas humedades que me están matando, me han llevado a avisar a la policía.

Han aparecido unas manchas en el techo del despacho y, por más que he intentado hablar con el vecino de arriba, no me abre la puerta. Esta tarde he entendido el porqué: lo han encontrado muerto en su salón. Un infarto, dicen.

Aunque ese no ha sido el descubrimiento más impactante. En la habitación del fondo, justo sobre mi despacho, han encontrado dos congeladores, los cortes eléctricos que sufrimos con frecuencia los han estropeado, se han deshelado.

El juez que ha levantado los cadáveres de sus padres, se ha mareado con el hedor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *